¿Qué es una tapa?

Aunque todos los españoles conocen la respuesta, muchos visitantes extranjeros se preguntarán qué es exactamente eso de lo que han oído hablar, ese producto típico de la gastronomía española que llaman "tapa".

Las tapas son conocidas en todo el mundo, pero ¿qué es exactamente una tapa?




Una tapa es una pequeña porción de comida, similar a un aperitivo, que se sirve junto con la bebida de forma gratuita.
 
Existen diversas leyendas acerca del origen de la tapa; algunas atribuyen su origen al Rey Alfonso X El Sabio; otras a Alfonso XIII, el que, estando de viaje en Cádiz, se paró en una venta para tomar un vino en un día muy ventoso. El ventero, para evitar que entrara polvo en la copa del Rey, la tapó con una loncha de jamón serrano. Al intentar beber su vino, el Rey se encontró con la loncha de jamón y la comió, tras lo cual pidió otra copa de vino, "pero con la misma tapa".
 
En Madrid, también es conocida la historia de Carlos III, que habría promulgado una Ley de Tapas, por la cual, y para evitar la embriaguez, todas las bebidas alcohólicas debían ir acompañadas de una porción de comida (desconocemos si dicha Ley fue derogada, por lo que, ante la duda, os proponemos que ¡nunca dejéis de pedir una tapa con vuestra consumición!).
 
 

Sea cual sea su origen, la tapa es una costumbre arraigada en la hostelería española, hasta el punto de que ha arraigado el término "ir de tapas" o "ir de tapeo" para expresar una forma de comer o cenar de manera informal. Siendo habitualmente gratuita, también han surgido en los últimos años bares y restaurantes especializados en ofrecer tapas más elaboradas por las que cobran un pequeño precio.
 
Algunas de las tapas más clásicas de Madrid son el pincho de tortilla, la tapita de jamón serrano con tomate, las croquetas, los boquerones en vinagre o las patatas bravas. Conviene no confundirlas con las raciones, que aunque con frecuencia son similares, serán de mayor tamaño y hay que pagarlas.
 
Al margen de lo más importante, que es si os gusta o no lo que os ofrecen, podemos afirmar que una "verdadera" tapa nunca será un plato con patatas fritas de bolsa o cacahuetes, más aún cuando algunos establecimientos se preocupan por ofrecer tapas elaboradas y deliciosas, hasta el punto de que en Madrid se celebra la Feria de la Tapa, un concurso anual que premia creaciones tan sabrosas como la Tosta de jamón ibérico con virutas de foie de pato.
 
Para finalizar, hay algunos clásicos de las tapas en Madrid que no os debéis perder, como el Mercado de San Antón o el Mercado de San Miguel, que ofrecen variadísimas tapas en varios puestos, o Casa Labra, célebre por sus tapas de bacalao.