Madrid en dos días


Esta es una breve guía para llevar a cabo un itinerario por Madrid que podáis completar en dos días. Dados los múltiples atractivos de la ciudad, es recomendable dedicar al menos 4 o 5 días a recorrerla; no obstante, para los que no dispongáis de ese tiempo, con este itinerario podréis disfrutar de los lugares imprescindibles de Madrid aprovechando el máximo vuestro tiempo; incluye un cálculo aproximado de la hora del día en la que os encontraréis en cada punto del recorrido, suponiendo las 10 de la mañana como la hora de inicio del itinerario.


Día 1:



Puerta del Sol


El mejor lugar para iniciar un recorrido por Madrid no puede ser otro que la Puerta del Sol y sus lugares emblemáticos. Tras disfrutarla, podéis tomar la Calle Arenal hasta la Plaza de la Ópera (Plaza de Isabel II), donde encontraréis el Teatro Real. Rodeando el Teatro Real podréis encontrar la Plaza de Oriente y al frente el majestuoso Palacio Real (10:45h).


Palacio Real desde la Plaza de Oriente
Visitar el interior del Palacio Real os llevará aproximadamente una hora. A su derecha, se encuentra la Catedral de La Almudena, y a su izquierda los Jardines de Sabatini y el Campo del Moro (13:00h)
Jardines de Sabatini
Tras visitar estos lugares, y bajando por la Calle Bailén y dejando a la derecha el Senado llegaréis a la Plaza de España.

Tras disfrutar de la plaza (13:30h), podéis bajar hasta el Templo de Debod, y visitar su interior. El templo es pequeño, por lo que, salvo que haya cola para entrar, la visita apenas os llevará 20 minutos. (14h).

Templo de Debod

Este es un buen momento para comer y descansar. Frente al templo, en la Calle Pintor Rosales, hay algunos excelentes restaurantes (15:30h)
Tras la comida, es el momento de visitar la Gran Vía, para lo cual podéis volver a Plaza de España y recorrerla hasta el Edificio Telefónica.

Si queréis realizar alguna compra, la Gran Vía es un magnífico lugar y momento para hacerlo (17h). Desde el Edificio Telefónica podéis recorrer de nuevo la Gran Vía por la acera opuesta hasta la Plaza de Callao, y desde ella bajar por la Calle Preciados hasta la Puerta del Sol (17:30h).
Plaza de Callao
En la Puerta del Sol esta vez podéis tomar la Calle Mayor y llegar hasta la Plaza Mayor, donde podréis saborear un café con leche, un chocolate con churros o un helado, dependiendo de la estación del año en la que os encontréis, y en todo caso disfrutando de un maravilloso atardecer (18:30h).

Tras un breve descanso en la Plaza Mayor, conviene “perderos” por la zona, denominada “Madrid de los Austrias”, callejeando en dirección al Barrio de La Latina, subiendo después hasta Tirso de Molina y a continuación hasta la Plaza Jacinto Benavente (20:00h).
Barrio de La Latina
Tras un largo día, os encontráis en un lugar de Madrid magnífico para cenar. Todas las calles de la zona, como la Calle de Espoz y Mina, la Calle Príncipe o la Calle Ventura de la Vega están plagadas de restaurantes donde se puede disfrutar de los mejores platos por un precio excelente. (22:00h).
Finalmente, si aún os quedan fuerzas podéis disfrutar de la noche madrileña en la muy cercana Plaza de Santa Ana o en la Calle de Las Huertas, ambas pertenecientes al Barrio de Las Letras en la que podréis encontrar animación los 365 días del año.
Plaza de Santa Ana
Día 2:
Un magnífico lugar para iniciar vuestro segundo día en Madrid es la Estación de Atocha, en la que podréis contemplar su Invernadero. (10:30h).
Desde allí podéis dirigiros al Museo de Arte Reina Sofía, dejando a vuestra derecha la maravillosa fachada del edificio del Ministerio de Agricultura.

La visita al Museo Reina Sofía es obligada, en su interior podréis encontrar magníficas obras de Dalí o el incomparable “Guernica” de Picasso. La visita os llevará alrededor de una hora (12h).
Tras visitar el Museo, debéis recorrer el Paseo del Prado hasta llegar al Museo del Prado. El Museo del Prado es otra visita obligada, en la que invertir al menos una hora. (13:30 h).
Museo del Prado, sala de "Las Meninas"

Frente al Museo del Prado de encuentra el Monasterio de San Jerónimo El Real, un hermosísimo espacio religioso con impresionantes vidrieras. (14h).

Monasterio de San Jerónimo el Real



Este es un buen momento para comer y descansar en cualquiera de los excelentes restaurantes de la zona (15:30h).

Tras la comida, podéis seguir subiendo por el Paseo del Prado hasta la Plaza de Cibeles, otro de los lugares más representativos de la ciudad, en la que encontraréis maravillas como el Edificio Metrópolis o el Banco de España (16:30).

Desde la Plaza de Cibeles, bajando por la Calle Alcalá llegaréis hasta la Puerta de Alcalá, desde la que se puede acceder al Parque del Retiro (17h).
Las zonas más interesantes de El Retiro son el estanque, el Palacio de Cristal y la rosaleda. Os recomendamos visitar al menos las dos primeras y tomar un descanso para encarar vuestra última noche en Madrid (19h).

Saliendo de El Retiro por la Puerta de Alcalá debéis volver a la Plaza de Cibeles y allí podéis optar por dos opciones; o bien subir por el Paseo del Prado hasta la Plaza de Colón, donde podréis disfrutar de los Jardines del Descubrimiento y las exclusivas tiendas de la Calle Serrano (20:30);

Tiendas de la Calle Serrano
 
o bien regresar a la Gran Vía y disfrutar de las tiendas (más económicas) y el estupendo ambiente de la Calle Hortaleza (20:30h).
Calle Hortaleza
Cualquiera que sea la opción que toméis, os encontraréis cerca del Barrio de Chueca, lugar excepcional para disfrutar de una buena cena con la que cerrar por todo lo alto vuestra última noche en Madrid.
Plaza de Chueca