La Plaza Mayor de Madrid



A escasos metros de la Puerta del Sol encontramos la Plaza Mayor de Madrid, sin duda, una de las más hermosas del mundo.

Ubicada muy cerca de las estaciones de Metro de Sol, Ópera y Tirso de Molina, los orígenes de la Plaza Mayor se remontan al Siglo XVI, desde el cual ha sufrido grandes remodelaciones, siendo durante siglos punto de encuentro de los madrileños. En la actualidad es una de las visitas imprescindibles de la ciudad, donde se pueden encontrar tesoros como la Casa de la Panadería, el Arco de Cuchilleros o la Estatua de Felipe III.




La plaza es igualmente un excelente lugar para disfrutar de algunos de los productos más auténticos de la gastronomía de la ciudad, como el cocido madrileño, los bocadillos de calamares o el chocolate con churros (recomendamos especialmente la cercana chocolatería San Ginés) ; pero es en sus atardeceres cuando la Plaza Mayor encuentra su mejor momento. Es sin duda un incomparable placer disfrutar sentado en una de sus terrazas mientras se contempla la puesta de sol.