La Gran Vía de Madrid


La Gran Vía pasa por ser, no sólo la calle más conocida de Madrid, sino, junto con la Puerta del Sol, su otro punto neurálgico. Puedes llegar a la Gran Vía no sólo a través de la estación de Metro Gran Vía, sino también a través de las estaciones, también de Metro, de Plaza de España, Santo Domingo y Callao.

Creada entre 1910 y 1929 para mejorar la comunicación entre la zona centro y la zona noroeste de la ciudad, no es una calle que destaque por su longitud (sólo 1,3 kms), sino por el torrente de vida que la inunda. Plagada de inmuebles representativos de la ciudad como el Edificio Telefónica o el Edificio España, destaca tanto por los numerosos comercios (especialmente de moda), teatros, cines y restaurantes que la llenan de actividad durante todo el día y la noche, como por sus espectaculares azoteas coronadas por estatuas.


Limitando en su extremo más céntrico con la Plaza de Cibeles, en su flanco noroeste podemos encontrar uno de los espacios preferidos por los madrileños para tomar un respiro, especialmente en verano; un espacio de singular belleza situado en el corazón de la ciudad, presidido por el monumento a Miguel de Cervantes: La Plaza de España.